.

Francis Bacon me dijo un día: "No leas para contradecir o refutar, para creer o dar por bueno, para buscar materia de conversación o de discurso. Lee para considerar y ponderar".

jueves, 20 de marzo de 2008

Santa

Bueno, realmente esta entrada no era un wtf pero estoy tan de mal humor que debo alegrarme yo solo. Estoy de mal humor porque se me perdieron cuarenta lukas del trabajo, y osssvio me toca pagarlas a mí. Y ese es el acontecimiento más reciente que empezó con mi atracada del lunes ese, que por cierto tiene continuación, pues según la ponal (policia nacional, para los extranjeros), a mi no me atracaron sino que las cosas se me perdieron. Estoy como con tres lukas en el solitario bolsillo y se acerca la



SEMANA SANTA


Image and video hosting by TinyPic


En Colombia, el conejo de pascua no lo conoce sino la gente que se las tira de internacional, y no son un carajo. La mayoría piensa que es rosado, pone huevos de colores y que los niños deben buscarlo. Caray, si yo veo un huevo de varios colores y me aseguran que lo puso un conejo, yo les aseguro que corro a buscarlo también. Naturalmente, con huevo no me refiero al testículo del dichoso conejo, sino a un óvulo cuya membrana celular es extremadamente calcificada, y teniendo en cuenta que ignoraba que los conejos tuviesen oviducto, no dejaría pasar la oportunidad de comprobar la disposición de lo que rayos fuese necesario para pintar los dichosos huevos esos, o incluso si también son protoporfirina, biliverdita y el siempre querido y recordado quelato de zinc (¿o era cinc?), o tal vez tinta de kilométrico o allegro. Aquí en mi terruño (no recuerdo haber pronunciado esa palabra nunca), la semana santa se ha convertido en un carnaval pero con desfiles diferentes. En Santo Tomás, el cura ya prohibió que los pendejos se flagelaran la espalda con butifarras, así que les figuró irse para Sabanalarga y Sabanagrande. Si quieren irlos a ver ya saben como es la cosa. Naturalmente el Lince Sagrado por lo Lince y por lo cínico, va a explicar otro día lo de los flagelados y como satisfacen el sadismo costeño.



La semana es santa no por santa claus, que como ya sabemos ha muerto asesinado por el falso papá noel azul de Comcel. Sino que es un puente larguísimo, o un fin de semana con elefantitis, en el que antaño se dedicaba al recogimiento espiritual, a la reflexión, tal vez ayuno, y una profunda sensación de comunión con el papá del Sagrado Corazón, y de todos nosotros. Lo de recogimiento esprirtual, se ha convertido cada vez más en mandar a recoger al espiritu; y dedicarle toda la energía al Viernes de Pasión, con lo que estancos, moteles, estaderos, mataderos, mototaxistas y demás aprovechados de fiestas multitudinarias, hacen de las calles curramberas un verdadero fin de semana carnestoléndico, que como bien recordarán pasó hace 40 días (caray como vuela el tiempo).

La policía, ha extremado medidas de seguridad, para la gente que, como yo, ya se ha preparado para esta nueva versión de las fiestas religiosas.

Supongo, que las generaciones futuras también recordarán estas fiestas de semana santa, comparándolas con las que les toquen, muy posiblemente con nostalgia. Porque cada año su significado cambia más. Cuando yo era niño (no aullar por favor), oía con un poco de incredulidad y un mucho de burla, los cuentos y supersticiones relacionadas con el jueves y viernes santo. No hay que bañarse después de medio día, porque te vuelves pescado. No hay que trabajar; ni siquiera en las labores domésticas. El cuento de la mujer que se empeñó en barrer un viernes santo a las 4 de la tarde, sufriendo la maldición de que sus hijos se miniaturizaran convirtiéndose en pulgas, a los que ella inadvertidamente en su obcecada desobediencia, barrió hacia la calle. La lavandera de Valledupar que se convirtió en sirena por lavar un día santo. El ateo (comunista tenía que ser) que fue a misa el jueves santo sorprendiendo a los feligreses habituales, que naturalmente adjudicaron el hecho a una "conversión milagrosa", pero cuyos planes consistían en robar una hostia consagrada, para analizarla en su casa, desarmándola hasta el absurdo, para probar que ese no era realmente el cuerpo de Cristo, sino una oblea en miniatura y dietética. El cuento termina cuando el ateo parte el último pedacito que puede, poniendo en evidencia que no tiene corazón, la tal hostia cuando una gota de un líquido rojo, similar a la sangre empieza a brotar de los restos, y que lenta pero inexorablemente inunda la casa. Fué necesario, segun la leyenda, que el cura del pueblo pidiese ayuda a la arquidiócesis para exorcisar la casa del ateo, con subsecuente partida del ateo arrepentido del pueblo.

Mi madre me cuenta que la primera ocasión que tuvo para separar la tradición de la comunión verdadera, la superstición de la devoción, fue precisamente un viernes santo. Por un descuido, y un cuento de miedo que contaré en otra ocasión, mi madre no pudo buscar suficiente agua para bañarse, así que tuvo que sobornar por 3 tajadas a un primo de ella para que le fuera a buscar el agua al rio. El primo, "de maldad" le trajo el agua después de las 3 de la tarde, en un dia anormalmente nublado y muy claro para las nubes que cernían el cielo, segun cuenta la familia. Mi mamá que es casi o tan terca como yo (perdón, fuerte de voluntad) se bañó, muerta de miedo, pues no sabía si era cierto que ya eran las 3 de la tarde o no. Mientras se bañaba, sonaron las campanas del pueblo, y mi mamá no se convirtió ni en pescado ni en sirena ni en nada parecido. Durante algun tiempo sus hermanos pensaron que podría tener pacto con el diablo, para no sufrir las terribles consecuencias de tal desobediencia.

Yo recordaré a Charlton Heston diviendo el Mar Rojo de Hollywood, frente a una pantalla azul, con gran parsimonia. Digan lo que digan, matrix o no matrix, la unión de la actuación de ese tipo, con el precario pero bien cuidado efecto especial, han hecho esa escena imponente, desde 1956 hasta aca.

Recordaré que no he visto El Martir del Calvario de Miguel Morayta, en la cual según los que tuvieron la oportunidad de verla en cine, Enrique Rambal hace la mejor interpretación de Jesús hasta ahora (miren que son 56 años), y una de las pocas interpretaciónes de un Judas que admiraba a Jesús en vez de ser un desgraciado traidor con cara de pirata bucanero. Pero que según las criticas actuales, es la peor, con el Jesús más arrogante, afeminado y tieso de todos; un Judas igual de afeminado y con más joyas que Mario Baracus. Aunque preferiría verla, a la estúpidez de "The Passion of the Christ" de Gibbson.


Recordaré las procesiones y que cuando tenía 3 o 4 años, pensé "si esta gente carga una estátua, que no se ve tan pesada para condenar la adoración pagana, son los timadores más descarados que he visto", pero al tiempo, deseaba participar en un servicio tan devoto. Recuerdo también que un nazareno con una cruz enorme mi miró al pasar y yo le dije en voz baja "te perdono" solo porque eso fue lo primero que me pasó por la cabeza, causando un montón de preguntas acerca del supuesto significado religioso de la frase, y regaños por parte de mis familiares, por intentar llamar la atención. Creo, no estoy seguro, que lo que quise decir fue que lo perdonaba por actuar un arrepentimiento que no sentía, pero lo más probable es que ya de cachorrito, el Lince estaba loco.

Recordaré la Semana Santa de 1998 (o...¿99?) en la que invité a la que era entonces mi mujer, una protestante devota, a una misa de Domingo de Ramos. Arrancamos palmeras al pasar por una casa. Fueron rociadas con el atomizador bendito del cura del caluroso pueblo de Malambo. Regresamos a la casa en silencio, visiblemente conmovidos por un excelente sermón que no recordamos. Estábamos ella, sus tres hijas, y yo. 5 palmas. La palma de ella se marchitó a los 3 días. La mia duró hasta finales de Julio. Las de las niñas duraron verdes y vivas hasta mi cumpleaños. Tengo varias explicaciones, soy un esceptico devoto, pero no quiero ahora, esto se está poniendo muy largo. Pero siempre al levantarme las veía, verdes y sonrientes y vivas y alegres, y se me alegraba el día.

Recordaré el momento en que teniendo 20 años un seminarista me invitó una cerveza un Viernes Santo y pensé "ahora si nos llevó el que nos trajo, esta vaina se acabó". Pero bueno, esto era un wtf así que... Que pase la amanteeee (copyright de Laura Bozzo, copiado de Jerry Springer):


¿porqué el conejo de pascua pone huevos? tal vez ellos sepan:
ellos (así cualquiera)

semaforo semana santa, y la gente del bosque necesitando como cuatro.
semaforo


y dos que no vienen a cuento:

el cochecito de Maggie Simpson

y la prueba (#3145478954784243243462846368) de que los japoneses son más raros por accidente de lo que nosotros lo somos a propósito


2 comentarios:

AtsuiAngel dijo...

Me has hecho reir con tus cuentos raros jaja, desde cachorrito bien loco. Yo no sabia que por practicar zepzo en semana santa uno estuviera pecando...mea culpa pues...Y fijese, que los religiosos ya ni respetan su amado catolicismo, ahora se le brinda profunda devocion a la Aguila y no más.

Y como dijeron mis divas Tola y Maruja, la pelicula de Gibbson sobre la pasion de Cristo era en realidad Duro de Matar 6 jeje.

DAVID dijo...

que no es duro de matar puto!!! es arma mortal!!!